sábado, 21 de noviembre de 2009

Entre el suelo y el cielo

Me despierto ya consciente.
Hay un interrogante en el alféizar de la ventana.
A trompicones me acerco, lo miro de frente:
el Sol pinta una oscura mañana.

Leo la pregunta con claridad,
más ¿dónde se haya la respuesta?
No hay mucho más que mirar.
Y debo escoger:¿hacia el suelo, o mejor alzo la cabeza?

Mirar hacia abajo
va a despertarme esa sensación de vértigo,
va a liberar la voluntad de caer, a destajo.
Y reniego.

Y miro hacia arriba.
Y estudio el mar de nubes que surcan los pajarillos.
Sé que alguien ha despertado allá, puede que una arpía.
Me está mirando.

Aunque solo sea por contradecirla,
hoy tampoco saldré volando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario