jueves, 31 de diciembre de 2009

Perdido (viento d)el norte

Oigo tu risa en el rumor de las olas.
Humedece la arena entre mis manos, me quema.
Viene y va, día tras día, hora tras hora.
¡Brisa testaruda!, ¡en el silencio mi cordura entierras!

Mis ojos se cierran para verte a solas.
Persiguen tu perfil entre sombras azules, frías,
que emborronan mi visión y en mi mejilla una lágrima [posan.
¡Me ahoga la tristeza al pensar que te tenía!

A escondidas, vierto el dolor gota a gota:
en el mar, sólo sus aguas lo disuelven.
Mezclo mi corazón hecho polvo, mi alma rota,
entre la arena, bajo las dunas. Y ya no se ve.

Ahora vete. Cállate. ¡Déjame volver!

2 comentarios:

  1. Espero que el viento te lleve mis mejores deseos para este nuevo año.

    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Duro y contundente, sobre todo al final: "Ahora vete"
    El amor pasado hay que enterrarlo, en la arena, disolverlo en el agua... y renacer como el Fénix.

    ResponderEliminar