domingo, 14 de febrero de 2010

El amante dogmático

Voy a besarte los párpados,
lamerte la entrepierna
y estrujarte entre mis brazos.
Aunque me digas que no.

Voy a quererte,
puede que incluso te ame.
Te cantaré nanas aún cuando no estés.
Aunque me digas que no.

Voy a encontrarte
en todos los poemas de amor,
los que se han escrito y los que no.
Aunque sigas negándote a perder la razón.

Voy a escucharte cuando no hables,
y a hacerte sonreír cuando quieras llorar.
Hasta que te hartes y me digas que te deje en paz.
Pero, aunque me lo pidas, no te pediré perdón.

No es culpa mía.
Yo no quería.
Puede que te haya incomodado unos minutos,
pero fíjate: "tú me has robado el corazón".
¿Soy yo acaso el sujeto que realiza la acción?

Si no me quieres a tu lado,
te querré en cualquier otra parte,
hasta que el que se harte sea yo.

4 comentarios:

  1. Más bien sería el amante tenaz. Me ha gustado mucho.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado Sara, eres una artista!! Me encanta venir a leer tus poemas, tus palabras..sencillamente magnífico!!

    besos y abrazos, tocaya

    sara

    ResponderEliminar
  3. Hola, Sara, son muy entretenidos tus poemas, y tienen una cosa que es muy de mi gusto, que no se andan con subterfugios aparatosos que difuminan la idea, que aquí queda plasmada por su importancia.

    Te enlazaré con mi blog para poder estar pendiente de nuevas entradas.

    Saludos
    Rafa

    ResponderEliminar
  4. Un título muy acertado para el día que lo publicas.
    Digno de un personaje así, creo que un Don Juan que se retrata solo con un ripio:
    "tú me has robado el corazón".
    ¿Soy yo acaso el sujeto que realiza la acción?

    Además, no siente culpable, ¡por supuesto es ella!
    Muy bueno e irónico.

    ResponderEliminar